Soy AlphaZero, ¿a qué quieres que te gane?

by iat20

Desde que Gary Kasparov jugara sus legendarias partidas con Deep Blue en la década de los 90, muchos se han preguntado dónde está el límite de la inteligencia artificial. ¿Puede existir una máquina capaz de planear tácticas y estrategias tan complejas que sea imposible de vencer? Las respuestas empiezan a resolverse con AlphaZero, una I.A. que ha supuesto una verdadera revolución en el mundo del ajedrez.

¿Qué es AlphaZero?

AlphaZero es una inteligencia artificial creada por la compañía DeepMind, la cual fue adquirida en 2014 por Google. Este programa es una versión mejorada de AlphaZero Go, una I.A. que fue diseñada especialmente para jugar al Go, un milenario juego de origen chino, considerado el ajedrez oriental.

A diferencia de su predecesora, AlphaZero está creada con la meta de demostrar que una máquina puede superar a un humano en cualquier juego. Y además lo hace en base al autoaprendizaje. Es decir, no se le han introducido millones de jugadas para que las procese a un ritmo vertiginoso. Simplemente se le enseñan las reglas del ajedrez, y el propio programa aprende de sí mismo.

En diciembre de 2017 DeepMind lanzó la versión inicial de AlphaZero, la cual incluía novedades importantes respecto a AlphaGo Zero. Por un lado, cuenta con una red neuronal de varios niveles que se actualiza constantemente y le permite procesar jugadas y estrategias a un nivel más profundo. Además, tiene en cuenta la posibilidad del empate, algo que no hacía la versión anterior (ya que en el Go no se puede empatar).

En diciembre de 2017 llegó el momento de probar la primera versión de AlphaZero. ¿Cuáles fueron los resultados?

AlphaZero vs Stockfish, Elmo y AlphaZero Go

Para probar su rendimiento, DeepMind enfrentó a AlphaZero contra Stockfish, el simulador más potente (hasta el momento) de ajedrez. Cabe decir que Stockfish tiene un coeficiente ELO DE 3.400. Este índice calcula la habilidad relativa de los jugadores de ajedrez. Por ejemplo, el gran maestro Bobby Fisher tenía un ELO de 2.760.

Antes de enfrentarse a Stockfish, AlphaZero tuvo un entrenamiento de 4 horas, durante las cuáles jugó más de un millón de partidas contra sí misma. ¿El resultado? De las 100 partidas disputadas, en igualdad de condiciones, AlphaZero ganó 28 partidas, hizo tablas en 72 y no perdió ninguna.

Stockfish lo volvió a intentar en 2018 con una versión mejorada llamada Stockfish 8. En este caso los programas jugaron 1.000 partidas. AlphaZero obtuvo 155 victorias y solo 6 derrotas (el resto de partidas acabaron en tablas).

Incluso, se jugaron partidas con ventajas de tiempo de 10 a 1 en favor de Stockfish 8, con idéntico resultado. Solo con ventajas de tiempo a partir de 30 a 1 comenzaron a igualarse los resultados.

La última intentona de Stockfish, con su última versión de desarrollo, Stockfish 9, llegó en diciembre de 2018. De nuevo, los resultados fueron casi idénticos a los que obtuvo su predecesor: derrota abrumadora.

Lo más increíble de todo es que Stockfish es un programa diseñado para jugar al ajedrez, pero la I.A. creada por DeepMind puede ganar a cualquier juego. Así se demostró tras enfrentar AlphaZero contra Elmo, la mayor I.A. del juego Shogi, contra la que ganó 92 partidas y perdió 8.

Sus creadores también enfrentaron a esta versión de AlphaZero contra AlphaZero Go, la cual estaba especialmente diseñada para jugar a este juego oriental. Aún así, logró vencer a su versión precedente por 60 partidas a 40.

Lo más sorprendente de todo es que AlphaZero solo es capaz de procesar 80.000 jugadas por segundo en ajedrez, y 40.000 en Shogi. Stockfish procesa 70 millones de jugadas por segundo en ajedrez y Elmo 35 millones por segundo en Shogi.  La diferencia es que AlphaZero usa una red neuronal de varios niveles que filtra la información para centrarse en los movimientos más efectivos.

Un enorme impacto en el mundo del ajedrez

Esta A.I. ha supuesto una auténtica revolución en el mundo del ajedrez. Grandes maestros de este juego han caído rendidos ante la belleza de las jugadas del programa y su perfección sobrehumana e implacable.

En palabras de Peter Heine Nielsen, el entrenador del gran maestro Magnus Carlsen, “Siempre me pregunté cómo sería si una especie superior aterrizara en la Tierra y nos mostrara cómo juegan al ajedrez. Ahora lo sé“.

Los expertos afirman que ha redefinido algunos de los pilares del ajedrez. Por ejemplo, el programa hace una valoración totalmente diferente de las distintas piezas. Por ejemplo, otorga predominancia a los alfiles sobre la reina, la cual deja de ser un elemento a proteger para ser una pieza activa que incluso desarrolla un papel predominante, sin importar si es capturada.

Otra cosa que ha sorprendido de este programa es su capacidad para especular. Es capaz de sacrificar piezas de forma totalmente natural, y jugar en inferioridad de material durante gran parte de la partida, si con ello logra una estrategia mejor a largo plazo.

También se ha destacado su facilidad para hacer perder calidad al juego de su oponente, encerrándole en su propia táctica y dejándole sin margen de movimientos.

En definitiva, las partidas de AlphaZero han despertado en el mundo del ajedrez una mezcla de fascinación y terror ante lo implacable. Hay quien asegura que las partidas jugadas por esta inteligencia artificial han dejado algunas de las jugadas más bellas de la historia del ajedrez y que ya han pasado a los anales de este juego.

Pero, quizá lo más terrible de todo, es que esta inteligencia artificial no se cansa, no duerme, y siempre mejora más y más. ¿Dónde está el límite? ¿Llegará algún día una nueva inteligencia artificial para la que AlphaZero será un mero aprendiz del ajedrez? Seguro que sí.

Related Posts

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Privacy & Cookies Policy