Robots humanoides: Jugando a ser dioses con la robótica

by iat20
Robots humanoides

Los robots humanoides ya están entre nosotros. Han dejado de ser parte exclusiva de libros o películas de ciencia ficción para convertirse en una realidad. Aunque su implantación en la vida cotidiana todavía queda muy lejana, no cabe duda de que en un futuro estos robots formarán parte de nuestro día a día.

¿Qué son los robots humanoides?

Hasta hace relativamente poco, la robótica se encargaba del diseño, fabricación y control de robots para tareas de automatización, como es el caso de la robótica industrial. Estas máquinas podían consistir en brazos robóticos o mecanismos de diversas índole, cuya apariencia física poco tenía que ver con la del ser humano.

Sin embargo, con el desarrollo de la tecnología y el avance esta ciencia, existe una tendencia dentro de la robótica a crear robots que parecen humanos. Es decir, máquinas con apariencia antropomórfica hechas a imagen y semejanza de las personas (hasta cierto punto).

En este sentido, se puede definir a los robots humanoides como aquellas máquinas diseñadas a imitación del ser humano. En algunos casos, toda su estructura es similar a la de un hombre o mujer, incluyendo cara, torso y extremidades. En otros, solo modelan una parte del cuerpo, por ejemplo los robots que consisten en un torso humano.

Incluso, ya hay modelos más avanzados que están dotados de inteligencia artificial, los cuales son capaces de aprender por sí mismos e incluso de reproducir mediante los rasgos faciales sentimientos de alegría, sorpresa o tristeza. Todo ello nos ha llevado a que la dualidad humano vs robot esté más difuminada que nunca y, con toda seguridad, está línea se hará todavía más delgada en el futuro.

El objetivo de esta rama de la robótica no solo es crear robots parecidos físicamente a un hombre o una mujer, sino que también sean capaces de reproducir los movimientos y comportamiento de ser humano. Ya hay quien se pregunta dónde está el límite al desarrollo de esta tecnología y si los robots humanoides cumplen las leyes de la robótica formuladas por Isaac Asimov. Sin embargo, la realidad es que todavía están en una fase experimental y pasará mucho tiempo antes de que formen parte activa de nuestras vidas.

Tipos de robots humanoides

Las obras de ciencia ficción han provocado que mucha gente asocie directamente la imagen de un robot a una figura humana. Sin embargo, el 99% de los robots actuales no cuenta con estas características físicas. Basta con pensar en los robots colaborativos (cobots) que realizar tareas en industrias como la fabricación de vehículos, o de asistencia en quirófanos.

Robots vs humanos

Si hablamos de robots humanoides propiamente dichos, existen dos tipos principales: androides y cyborgs. Pero, ¿cuál es la diferencia entre un cyborg y un androide?

Un androide se define como aquel autómata de apariencia humana, pero que está compuesto íntegramente por elementos artificiales. Los robots humanoides actuales son de este tipo.

Por su parte, un cyborg sería aquel robot de apariencia humana que estaría compuesto por una mezcla de elementos artificiales y orgánicos. Por ejemplo, un exoesqueleto de metal recubierto de piel humana. De momento, este tipo de robots pertenecen al campo de la ciencia ficción.

Robots humanoides en la ciencia ficción

Existen multitud de películas de robots humanoides que han contribuido a crear la sensación de que es una tecnología más cercana de lo que parece (y en muchas ocasiones, peligrosa para el ser humano).

Una de las películas más conocidas protagonizadas por robots con apariencia humana es Blade Runner. En esta mítica película de Ridley Scott, el teniente Deckard, interpretado por Harrison Ford, ha de dar caza a unos robots de aspecto humano llamados “Replicantes”, los cuáles habían sido fabricados con el objetivo de trabajar en minas establecidas en otros planetas y satélites. Sin embargo, varios de ellos se han escapado e incluso son conscientes de que les queda poco tiempo de funcionamiento.

Entre las películas que también dibujan un futuro aterrador marcado por la guerra entre humanos y robots está la saga Terminator.  En ella, Sarah Connor y su hijo John tratan de evitar que Skynet, una avanzada inteligencia artificial, se haga con el control del mundo y destruya la resistencia humana. La I.A. enviará robots humanoides al pasado con el objetivo de acabar con Sarah y su hijo, mientras que la resistencia hará lo propio con el objetivo de evitar que eso suceda, enviando a un robot humanoide interpretado por Arnold Schwarzenegger.

Otro ejemplo de robots humanoides lo tenemos en Minority Report. En esta película basada en una novela de Philip K. Dick, Tom Cruise interpreta a un miembro de unas fuerzas especiales dedicadas a resolver crímenes antes de que estos sucedan. Para ello se valen de unos robots humanoides llamados precognitores.

Otras películas han querido dar una imagen más tierna y sentimental de los robots humanoides. Es el caso de El gigante de hierro, la historia de un niño y un robot gigante con un gran “corazón”, el cual es perseguido por considerarlo una amenaza en plena Guerra Fría.

En una tónica parecida se nos presenta al robot humanoide de la película Inteligencia Artificial. Haley Joel Osment es un robot en un mundo en el que conviven humanos y Mecas. La única diferencia entre ambos es que los Mecas no están programados para tener sentimientos. Hasta que aparece David, un robot con la capacidad de amar y que solo desea encontrar a su madre.

Estos son solo algunos ejemplos de películas que han contribuido a crear el imaginario colectivo sobre los robots humanoides. Pero hay muchos más, como Yo, robot, la película basada en el conjunto de relatos que Isaac Asimov que introdujeron las archiconocidas ‘Tres leyes de la robótica’.

Los robots humanoides más avanzados

Robot humanoide

En el punto anterior hemos hablado de robots que solo existen en la ficción. Sin embargo, hay una rama más social de la robótica empeñada en hacer realidad las máquinas con apariencia humana. En algunos casos, con resultados sorprendentes. Estos son algunos de los robots humanoides más avanzados en 2020.

Sophia

Sophia está considerado como el robot humanoide más avanzado del mundo. Fue diseñado por la empresa Hanson Robotics, la cual se inspiró en la apariencia física de Audrey Hepburn.

Desde su creación, Sophia se ha convertido en todo un fenómeno, gracias a su capacidad para imitar comportamientos humanos, reconocer caras, aprender de las conversaciones gracias a la inteligencia artificial e incluso ser capaz de mostrar emociones.

También ha sido protagonistas en numerosas ferias y conferencias, en algunas de las cuáles ha dejado ver su lado más “creepy”, llegando a afirmar que sería una buena idea matar a los humanos para que el mundo siga avanzando.

Han

El robot Sophia tiene un nuevo amigo, y se llama Han. De hecho, ambos han participado en conferencias juntos, en las que han debatido sobre cuestiones sorprendentes e incluso un punto macabras. Tienes un ejemplo de la interacción entre ambos en nuestro artículo sobre las frases más aterradoras dichas por robots. Vamos, que estos dos androides no le auguran un futuro muy prometedor a la humanidad.

Kengoro

Kengoro es uno de los robots humanoides japoneses más avanzados. Es capaz de realizar numerosas actividades físicas, entre las que se encuentran hacer flexiones, o incluso jugar al bádminton. Un aspecto que le confiere un aspecto todavía más humano es que el robot es capaz de sudar, aunque solo se trate por efecto del recalentamiento de sus circuitos internos a causa de un exceso de ejercicio. Pero, ¿acaso los humanos no sudamos por causas similares?

ASIMO

ASIMO es otro robot humanoide japonés desarrollado por Honda en el año 2000. Fue uno de los primeros androides de este tipo capaces de realizar acciones de cierta complejidad, como caminar, reconocer caras, identificar gestos, adoptar diferentes posturas o capturar objetos en movimiento.

Talos

Se trata de un robot humanoide pensado para realizar actividades en instalaciones industriales o en lugares de riesgo para el ser humano. Tiene un alto nivel de precisión y es capaz de levantar 6 Kg con un solo brazo.

TEO

En España también existen proyectos muy interesantes, como es el caso de TEO, un robot humanoide doméstico creado por investigadores de la  Universidad Carlos III de Madrid.

Este robot, equipado con tres cámaras y diferentes sensores, es capaz de llevar a cabo numerosas tareas. Por ejemplo, puede planchar y realizar otras actividades domésticas, e incluso hacer de camarero.

RealDollX

Por el nombre ya te puedes haber imaginado algo. Efectivamente, se trata de la nueva generación de robots humanoides sexuales. Se trata de un producto que ya está en el mercado y que se puede adquirir por alrededor de 20.000 euros. Entre sus funciones está la posibilidad de activar un “modo X”, con el que se pueden tener charlas picantes y subidas de tono. Ligar nunca ha sido tan fácil como cuando lo haces con un robot programado para ello.

Ventajas y desventajas de los robots humanoides

El uso de robots humanoides todavía está en una fase muy primitiva, pero haciendo un ejercicio de análisis ya se pueden entrever algunas de las ventajas e inconvenientes que podría suponer su implantación.

Ventajas

  • Pueden realizar tareas cotidianas, mecánicas o repetitivas, con lo que se ahorraría tiempo al ser humano, que podría concentrarse en actividades más creativas o importantes.
  • Son capaces de trabajar en entornos de alto riesgo o en condiciones de trabajo difíciles, por ejemplo en lugares con alto grado de contaminación.
  • Pueden ser programados para realizar casi cualquier función. En el futuro habrá robots humanoides capaces de preparar la comida, lavar la ropa, trabajar en fábricas… incluso de sacar a pasear a tu perro.
  • Una de sus aplicaciones más prometedores es en las labores de asistencia. Por ejemplo, para ancianos en residencias o a niños hospitalizados. Siempre es más agradable la interacción con alguien (mejor dicho, algo) con apariencia humana.
  • Pueden realizar tareas con un alto nivel de efectividad y con un grado total de obediencia. Los robots humanoides no protestan, ni se ponen nerviosos, ni se cansan (siempre que cuenten con una fuente de alimentación).
  • Permitirán hacer tareas más rápido, de forma más efectiva y con menor coste.

Desventajas

  • Es posible que en el futuro los robots humanoides sustituyan a los propios humanos en diversos ámbitos, lo que hará necesario estar preparados para cambios en los paradigmas sociales y laborales.
  • No existe una normativa clara, ni unas leyes definidas que regulen su funcionamiento. De momento, no parece prioritario, pero lo será en el futuro.
  • La llegada de los robots humanoides podría provocar alteraciones en las interacciones sociales, reduciendo el grado de sociabilidad.
  • De momento, es una tecnología muy cara. No es posible comprar robots humanoides baratos para su uso doméstico, a no ser que se trata de juguetes o modelos muy poco avanzados.
  • También, es una tecnología que todavía está bastante limitada. Aunque cada vez se parecen más al ser humano, los robots humanoides siguen siendo torpes, toscos e incapaces de moverse como lo haría un ser humano.

En definitiva, la batalla humano vs robot todavía forma parte de la ficción. Sin embargo, el desarrollo de este campo de la robótica nos lleva inevitablemente a pesar en una paradoja: ¿seremos los humanos los responsables de nuestra propia sustitución por parte de robots hechos a nuestra imagen y semejanza?  El tiempo dirá.

Otros artículos sobre robótica

Related Posts

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Privacy & Cookies Policy