La velocidad de Internet que necesitas para trabajar y emprender desde casa

by iat20
velocidad de internet

Con la pandemia, fueron muchas las empresas que debieron recurrir al teletrabajo para poder continuar con su actividad y no cerrar y tras ella, parece que el teletrabajo o, al menos, un modelo híbrido que combina trabajo a distancia y presencial, ha llegado para quedarse. Para poder trabajar desde casa se necesita una buena conexión a Internet, pero ¿qué velocidad de conexión es suficiente para poder desempeñar nuestro trabajo o sacar adelante nuestro negocio?

Teletrabajo y conexión a Internet, un binomio inseparable

Para poder trabajar desde casa en las mejores condiciones, tanto si trabajamos por cuenta ajena como si somos autónomos emprendedores, como mínimo vamos a necesitar un ordenador o un dispositivo portátil conectado a Internet.

A día de hoy, somos en gran medida dependientes de la Red de redes, ya sea para comunicarnos con nuestra empresa y oficina y acceder a los recursos necesarios para hacer nuestro trabajo. O para promocionar nuestro negocio, captar clientes, realizar trámites con la administración o mantener el contacto con proveedores y clientes.

Para poder llevar a cabo estas tareas y funciones, es necesario tener una buena conexión a Internet que nos permita trabajar desde casa de manera ininterrumpida y eso significa contar con una buena velocidad de conexión, especialmente si aparte de nuestro ordenador, en casa se conectan más dispositivos a la red doméstica, puesto que cada uno de estos consume parte de esa velocidad.

¿Sabes qué velocidad tiene tu conexión a Internet?

Sin embargo, no muchos usuarios saben cuál es la velocidad que tienen contratada con su ISP (proveedor de servicios de Internet). Lo habitual es que las tarifas básicas ofrezcan velocidades de 50 Mbps o 100 Mbps (megabits por segundo), que pueden ser simétricos o no, es decir, pueden ofrecer la misma cantidad de megas para la subida de datos a la Red como de bajada o que la bajada sea mayor que la subida.

Las velocidades de subida y bajada tienen las dos su importancia, puesto que las primeras determinan cuánto se tarda en enviar los datos a la Red (lo que influye, por ejemplo, si tienes que subir archivos a la nube de la empresa o mantener videollamadas). Y las segundas marcan la velocidad a la que se descargan los datos en tu red (importante para quien necesita descargar archivos grandes o visitar muchas webs).

Para trabajar o emprender desde casa querrás tener una velocidad simétrica. La buena noticia es que cada vez son más los operadores que ofrecen este tipo de velocidades.

Aparte de los 50 y los 100 megas, existen más rangos de velocidades superiores, desde los 300 Mbps, 600 Mbps, hasta 1 GBps.

Si no sabes cuál es la velocidad que tienes contratada, puedes comprobar en este enlace tu velocidad de Internet. Si aparece el mismo valor en la velocidad de subida y bajada, tendrás una conexión simétrica.

¿Cuántos megas se necesitan para trabajar en casa?

¿Has comprobado ya cuál es la velocidad de tu conexión y ahora te preguntas cuál es la velocidad de conexión a Internet mínima para trabajar en condiciones desde casa?

Antes de responder a esta pregunta, hay que tener en cuenta que la velocidad mínima de conexión a Internet para trabajar en casa que vas a necesitar depende de algo más que la propia conexión y la tarifa que tengas contratada.

En concreto, depende sobre todo de tres factores:

  • Tipo de teletrabajo o actividad profesional:

Está claro que si tu trabajo está solo relacionado con tareas de ofimática y la reunión ocasional por Skype, Zoom o Slack, la velocidad de conexión que vas a necesitar no será muy alta.

Ahora, si necesitas subir y bajar recursos de la nube de la empresa, especialmente si son pesados (como puede ocurrir con diseñadores gráficos o editores de imagen y vídeo), tienes reuniones por videollamada de forma habitual (más de un día a la semana), necesitas navegar rápido y tener varios recursos web abiertos o también necesitas tener conectados móvil y tablet, entonces vas a necesitar de una velocidad más alta.

  • Número de dispositivos conectados:

Cuantos más dispositivos estén conectados a la red doméstica, es decir, al router de casa, más se repartirá esa velocidad de conexión, puesto que se va dividiendo entre todos esos dispositivos.

Es habitual que en casas donde vive más de una persona, haya múltiples dispositivos conectados a la red, ordenadores, portátiles, móviles, tablets, videoconsolas, Smart TVs, etc. Además, en función de lo que se esté haciendo en Internet con esos dispositivos, estos consumirán más o menos velocidad. Por ejemplo, las partidas online pueden consumir entre 10 y 25 Mbps, mientras que una reproducción en streaming en Netflix puede llegar hasta los 25 Mbps para contenidos 4K.

Así que trabajar desde casa con una conexión de baja velocidad puede quedarse corta, si nuestra red se encuentra muy poblada y nosotros trabajamos en horas del día donde más miembros del hogar están conectados y usando Internet.

  • Forma de conexión:

Finalmente, la forma de conexión también influye. Si quieres sacar el máximo partido a tu velocidad de conexión a Internet, debes conectarte por cable de red, puesto que apenas tiene pérdidas de velocidad y, salvo que se interrumpa la conexión completamente, esta no se caerá.

Conectarse por Wi-Fi siempre implica una pérdida de velocidad, sobre todo cuanto más te alejes del router. Por ello, para poder desempeñar tu trabajo sin problemas de conexión, recurre al cable.

Por lo tanto, deberás tener en cuenta estos factores para elegir la velocidad de conexión a Internet que mejor se ajuste a las necesidades de tu trabajo o negocio, en función del número de dispositivos que se vayan a conectar a la red doméstica.

En la mayoría de los casos, una velocidad de 100 Mbps es más que suficiente para trabajar desde casa sin problemas y de forma cómoda. Con 300 Mbps no tendrás que preocuparte de qué y quién está conectado mientras trabajas, subes o bajas archivos o estás en una videoconferencia.

Velocidades más altas solo te harán falta si tu actividad y los dispositivos conectados a la red tienen una exigencia muy elevada de carga y descarga de datos.

Entonces, ¿el ADSL es suficiente?

Uno de los problemas de las conexiones a Internet en España, es que la fibra todavía no llega a todos los rincones del territorio y hay mucha gente que todavía usa conexiones ADSL, pero ¿son estas suficientes para poder trabajar a distancia?

Si tu actividad o trabajo son de los que no exigen transmisiones de datos elevadas, una conexión ADSL puede servirte, aunque querrás que tenga las velocidades de subida y bajada más elevadas posibles, especialmente si necesitas conectarte a una VPN para acceder a la red de tu empresa, descargar o subir archivos.

Ahora, si hay más dispositivos conectados a la red, el ADSL se te puede quedar corto y provocar problemas de conectividad que no querrás sufrir en medio de la jornada laboral o durante la videollamada con un cliente o cuando estás realizando algún trámite telemático.

¿Y la conexión 4G de mi móvil?

Recurrir al tethering, compartir los datos del móvil con el ordenador, usando el primero como un router, es una solución a la que recurren algunas personas que no tienen conexión de fibra o ADSL en casa.

Sin embargo, no nos parece una buena solución si necesitas la conexión para trabajar, porque los datos, incluso los gigas infinitos, pueden acabarse y cuando eso ocurre, tu velocidad de conexión será muy, muy lenta, convirtiendo cualquier tarea del trabajo en un suplicio y provocando que tu nivel de productividad se vea afectado.

Así que, salvo que solo vayas a usar la conexión 4G de tu móvil para trabajar desde casa, no es una forma de conexión que recomendemos usar para teletrabajar.

Consejos para mejorar la velocidad de Internet mientras trabajas en casa

Finalmente, te dejamos unos consejos para que, en caso de que no puedas contratar tarifas de Internet con velocidades más altas, puedas mejorar la velocidad de conexión de tu casa mientras trabajas:

  • Desconecta de la red aquellos dispositivos que no se estén usando.
  • También puedes establecer unas horas para minimizar el número de dispositivos conectados a la red, de manera que solo estén conectados los imprescindibles para tu trabajo y el de otros miembros del hogar durante tu jornada laboral.
  • Procura estar siempre lo más cerca posible del router, especialmente si vas a conectar vía Wi-Fi.
  • Como ya dijimos, siempre que sea posible, conecta tu ordenador mediante cable de red.
  • Comprueba los dispositivos conectados a la red doméstica, para comprobar que ningún desconocido se ha conectado a tu Wi-Fi.

En definitiva, una velocidad de 100 Mbps y un control sobre los dispositivos conectados a la red durante tus horas de trabajo, puede ser velocidad suficiente para trabajar y emprender desde casa con solvencia y comodidad.

Related Posts

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Privacy & Cookies Policy